Terapia Asistida por Perros

La Terapia Asistida por Perros (TAP) consiste en la introducción de un animal, en este caso un perro, en el desarrollo de un programa terapéutico ya establecido con el fin de complementarlo y colaborar en la consecución de una serie de objetivos fijados por profesionales de ámbito de la salud.

 

Dichos objetivos (tanto generales como específicos) están orientados a mejorar la calidad de vida de los usuarios que participan en el programa, pueden estar relacionados con diferentes áreas de la persona (cognitiva, emocional, social, lenguaje y comunicación, motricidad) y marcan el diseño de las actividades que se llevarán a cabo durante la fase de implementación.

 

Este tipo de intervenciones son evaluadas de manera conjunta entre nuestro equipo y el/los profesionales del centro encargados de la supervisión del desarrollo del programa con el fin de comprobar los efectos del mismo.